domingo, 15 de marzo de 2015

HERENCIA ASTRONÓMICA DE TIEMPOS PASADOS


El interés del Ser Humano por el conocimiento



Recreación artística de una sección de la Biblioteca de Alejandría
(Siglo III a.C.)


Aunque en la literatura antigua del tiempo de los romanos del siglo I de nuestra era, ya se mencionaba la construcción por parte de personajes preocupados por las maravillas del Cosmos, qué hay mas allá de nuestro mundo, de unos artilurgios mecánicos y complejos para la época para discernir el funcionamiento de los astros que se observaban a simple vista, como el movimiento del Sol, la Luna y los planetas conocidos en ese momento, como fue el gran maestro Arquímedes (Grecia 212 a.C.), que llegó a diseñar dos artefactos planetarios, también por Posidonio, ambos plasmaron en papiros el saber de la confección de estas maravillas científicas, pero el gran desastre de la quema de la Biblioteca de Alejandría, supuso la pérdida de este conocimiento (año 273).




Pero el gran acontecimiento para la Historia de la Humanidad fue el saber en la actualidad que hubo otro instrumento más complejo 30 años antes de los mencionados anteriormente. Se trata del mecanismo de Anticitera. Este nombre es en honor al lugar donde se encontró, un mecanismo mecánico que no solo contempló el movimiento solar, el Lunar, el de los planetas Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, sino que también posicionaba los eclipses solares y lunares cada 19 años, asi como las fechas de los Juegos populares del área de la civilización del Mar Jónico, y éste instrumento ha llegado hasta nuestros días.


En el año 1900 de nuestra era, unos buzos recolectores de esponjas marinas de la isla griega de Anticitera de la provincia del Dodecaneso de Symi, descubrieron a 45 metros de profundidad un pecio de carga de mercancías muy antiguo. Pudieron rescatar numerosos objetos, como ánforas, cofres, estatuas, etc..., pero lo más valioso y que en un principio no le dieron importancia, fue una caja de madera con engranajes corroidos y con incrustaciones marinas debido al largo tiempo hundido. Todos los objetos fueron depositados en el Museo de Atenas, dejando el misterioso cajón en el almacén del museo.


 

 
Imágenes del mecanismo de Anticitera
(Cortesía del Museo de Atenas)


Ubicación de la Isla de Anticitera (Grecia)



A mediados del siglo XX un grupo de arqueólogos se fijó en él. En principio pensaron que este objeto podría ser más moderno, que hubiera caído en la zona del naufragio posteriormente, pero al realizar las pruebas de datación, se quedaron maravillados..., era del siglo I antes de Cristo. Han sido numerosísimos los estudios llevados acabo a lo largo de todos estos años para averiguar quién construyó este mecanismo y con qué finalidad. La universidad de Atenas, de Cardiff y de New-York después de más de 10 años de investigaciones han logrado averiguar el idioma de las más de 4000 inscripciones detalladas con un tamaño de 2 mm., siendo un dialecto de Corinto. Estas inscripciones reflejan el significado de los mecanismos y para que servían. Se trata de un sofisticado computador mecánico que registra los movimientos celestes de los planetas, el Sol y la Luna, así como las Constelaciones Zodiacales, el calendario egipcio, y también los eclipses con una predicción de 19 años. Contaba con dos esferas que unas manecillas detallaban el posicionamiento, con un mecanismo de 30 engranajes de cobre, sobre 10 ejes, con accionamiento de cuerda como los relojes analógicos y que entraba en funcionamiento al accionar un botón...
En esa época en la Isla de Rodas, existía un Centro de estudios astronómicos liderado por Hiparco de Nicea.

Infografía de Hiparco de Nicea
(190 a 120 a.C)


¿Pudo ser él quien diseño el instrumento?
A día de hoy todavía no se sabe, pero todo indica a que él está detrás de ello. 
Toda una obra de ingeniería que acumula conocimientos de Física, Astronomía, Matemáticas e Ingeniería, en una época que no tenía un entorno muy favorable para su comprensión.


Se especula que estos instrumentos fueron los precursores del futuro reloj.





PATROCINIO DE LA UNESCO PARA LA CONSERVACIÓN DE LOS LUGARES ASTRONÓMICOS DEL PLANETA TIERRA








En la 28º Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional (IAU, International Astronomy Union) celebrada el 24.08.2012 en la ciudad de Bejing (China), se acordó preservar todos aquellos lugares arqueológicos antiguos relacionados con la Astronomía y los conocimientos transmitidos en generaciones por los pueblos, por su carácter cultural y científico. En el siguiente enlace podemos ver dicho programa establecido por la IAU y la UNESCO.

Link:


Observatorio Maya de Chichén Itzá (México)
alrededor del año 906
(Cortesía del Dpto.de Astronomía de México)





La Unión Astronómica Internacional fue fundada en 1919 y su sede está en París (Francia).

Link Homepage:




Es hora de salir de casa, adentrarnos en otros mundos, ver la inmensidad que nos rodea, poblar otros planetas si están deshabitados, e imaginemos que disponen de aguas, ríos, océanos como aquí en la Tierra, preparémonos y volemos, es la era del Cosmos...


Seven Billion Dreams

Cronología del Universo



Viaje por el Universo



CUIDEMOS NUESTRO PLANETA


Nuestro planeta, nuestro hogar, un lugar que debemos cuidar, porque aunque encontremos otros mundos a los que podamos ir y poblarlos si están deshabitados, éste debemos protegerlo y cuidarlo para nuestros descendientes, es nuestro deber moral el cuidar de las aguas, las plantas, el ecosistema y la biodiversidad. Seamos conscientes de que todo lo que nos rodea es Vida, y nosotros dependemos de ella para sobrevivir como especie. Desde estas líneas hacemos un punto de reflexión y nos sensibilizamos con la madre Tierra. Estamos en una etapa de nuestra existencia en la que nos encontramos en una orilla cósmica, vislumbramos la inmensidad del Cosmos, existen infinidad de mundos ahí fuera, unos estarán deshabitados, otros dispondrán de civilizaciones y con las que efectuaremos una toma de contacto. Un tiempo apasionante lleno de descubrimientos y hazañas.

España tuvo un gran defensor de la naturaleza, el Dr. Félix Rodriguez de la Fuente (1928-1980), naturalista, biólogo y gran divulgador en los medios de comunicación, que nos enseñó a respetar el entorno en el que vivimos y a las especies que conviven con nosotros en este pequeño planeta azul. Dejó un gran legado tanto en nuestro país como en el resto del mundo. Desde estas líneas le recordamos y deseamos que las futuras generaciones mantengan la llama que dejó encendida en nuestros corazones. Él también era un gran defensor de que encontraríamos algún día planetas con existencia biológica.


Antes de pasar a la siguiente Sección, unos vídeos musicales:


(Cortesía de RTVE y You-tube)

(Cortesía de Loran Nebbeling)


(Cortesía de Taylor Davis)